Tinglar- Dermochelys coriacea

La tortuga tinglar es la más grande de todas las tortugas marinas llegando a medir de 6 a  8 pies (2 metros) de largo y pesar hasta 2,000 libras (900 Kg).  A diferencia de las demás especies de tortugas no tiene un caparazón duro o de concha si no una cubierta de cuero que tiene siete aristas longitudinales la cual se siente al tacto con textura gomosa o de goma.
Esta especie es la de más amplia distribución de todas las tortugas marinas y que cualquier otro reptil en el planeta.  Se pueden encontrar en aguas tropicales, sub tropicales y templadas de todos los océanos y mares del planeta.  De hecho es el único reptil del planeta que puede vivir en las zonas templadas.  Aunque al igual que todos los reptiles son de "sangre fría" o ectotérmicos, los tinglares tienen adaptaciones que les permiten generar calor y vivir en aguas templadas y de grandes profundidades donde el agua está muy fría: el tamaño de su cuerpo, cambios o regulación en el flujo de su sangre y una gruesa capa de aceite y grasa le permiten mantener una temperatura corporal estable y tolerar temperaturas frías.  Su caparazón, más blando que el de las demás especies, es una adaptación para poder resistir las grandes presiones cuando se sumerge a profundidades considerables que pueden ser superiores a 3,000 pies, más profundo que cualquier otra especie de tortuga.  Si su caparazón fuera uno rígido y duro como el de las demás especies de tortugas se rompería o quebraría por efecto de la enorme presión del agua. Las hembras de tinglar realizan las más largas migraciones de todas las especies de tortugas marinas.  Entre sus áreas de alimentación y playas para anidar, pueden realizar viajes de hasta más de 3,000 millas o 6,000 Km. Los tinglares son tortugas oceánicas que viven la mayor parte del tiempo alejadas de las costas con excepción de su temporada de anidación en las cuales regresan a las playas de los trópicos.  Después de aparearse en el mar, las hembras regresan a las cálidas playas de arena de los trópicos para construir su nido y depositar entre 70 y 100 huevos.  Las playas de anidación de esta especie se caracterizan por ser de alta energía, es decir oleaje fuerte que le ayude a salir y regresar al agua y sin obstáculos como rocas o arrecifes cercanos a la orilla y una berma de arena ancha.  El nido de estas tortugas pueden tener entre 15 y 10 metros y la cámara donde se depositan los huevos pueden estar hasta 3 pies de profundidad.  No todos los huevos depositados son fértiles y no todos tienen yema.  Las hembras de tinglar depositan al final de la camada huevos más pequeños sin yema que ayudan a crear espacio en la arena, ayudan a que el calor fluya mejor entre los huevos. Los huevos tardan unos 60 días en eclosionar.  La temperatura del nido determina el sexo de las tortuguitas, temperaturas más altas resultan en hembras y un poco más bajas resultan en machos. Por lo cual podemos pensar que los huevos del tope que estarán más caliente por la radiación
Amigos de las Tortugas Marinas
Maunabo, Puerto Rico
Proyecto comunitario de conservación de tortugas marinas
solar sobre la arena deberán resultar en hembras y los que están más profundos deben resultar machos, pero no siempre es así, pues hay otros factores como las lluvias y el oleaje que pueden afectar las temperaturas en el nido.  La temperatura promedio del nido es de unos 29.5°C - 85°F.  La temporada de anidación de esta especie en Puerto Rico se extiende desde el mes de febrero hasta el mes de agosto con un pico de mayor cantidad de hembras anidando en los meses de abril y mayo.  Una tinglar puede anidar hasta 10 veces en una misma temporada, anidando en periodos promedio de cada nueve a diez días.  Siempre hay algunas personas que nos preguntan si la tortuga cuida a los huevos cuando están en la arena o a las nuevas tortuguitas cuando nacen, la contestación es NO, las hembras dejan los huevos y las tortuguitas a su suerte.  Esa es parte de su estrategia reproductiva, poner muchos huevos para que nazcan muchas tortuguitas, pero se estima que de cada 1,000 huevos que deposita una hembra de tinglar tan sólo uno llegará a adulto.   Su dieta principal consiste de aguavivas o medusas.  En ocasiones un ejemplar de tinglar puede confundir una bolsa plástica flotando en el agua con una medusa.  Uno de los problemas con esta especie es que se han encontrado tortugas que mueren por la ingestión de grandes cantidades de plástico. El tinglar es una especie designada en peligro de extinción.  Aunque se cree que en el Atlántico su población puede estar aumentando en lugares del Pacífico su población está disminuyendo rápidamente y ha sido extirpada de algunos lugares. El saqueo de nidos para tomar los huevos y la cacería de hembras anidando se debe principalmente a la idea errónea de que los huevos y la carne de tortugas son afrodisíacos.  Se cree que esta idea errónea se debe a que los pescadores, cuando observan tortugas copulando, el macho puede estar largas horas sobre la hembra, pero realmente lo que está es cansado y extenuado por lo difícil que se les hace copular en el agua.  Otra razones para la disminución de las poblaciones de tinglar son el desarrollo costanero en áreas de anidación, la pesca incidental al caer atrapadas en redes de pesca de mar abierto y la variabilidad en la disponibilidad de alimento. En Puerto Rico los principales lugares de anidación de esta especie son las playas de los siguiente pueblos: Dorado, Maunabo, Luquillo, Fajardo, Isla de Culebra, Isla de Vieques, Humacao, Yabucoa, Mayaqüez, Arecibo, Barceloneta, pero hay evidencia de anidación en muchas otras playas de otros pueblos
© Este sitio web es mantenido y creado por Luis Crespo.  Todos los derechos reservados.

Tinglar, tinglado, laúd, cardón, baúla, leatherback

Tinglar- Dermochelys coriacea

La tortuga tinglar es la más grande de todas las tortugas marinas llegando a medir de 6 a  8 pies (2 metros) de largo y pesar hasta 2,000 libras (900 Kg).  A diferencia de las demás especies de tortugas no tiene un caparazón duro o de concha si no una cubierta de cuero que tiene siete aristas longitudinales la cual se siente al tacto con textura gomosa o de goma.
Esta especie es la de más amplia distribución de todas las tortugas marinas y que cualquier otro reptil en el planeta.  Se pueden encontrar en aguas tropicales, sub tropicales y templadas de todos los océanos y mares del planeta.  De hecho es el único reptil del planeta que puede vivir en las zonas templadas.  Aunque al igual que todos los reptiles son de "sangre fría" o ectotérmicos, los tinglares tienen adaptaciones que les permiten generar calor y vivir en aguas templadas y de grandes profundidades donde el agua está muy fría: el tamaño de su cuerpo, cambios o regulación en el flujo de su sangre y una gruesa capa de aceite y grasa le permiten mantener una temperatura corporal estable y tolerar temperaturas frías.  Su caparazón, más blando que el de las demás especies, es una adaptación para poder resistir las grandes presiones cuando se sumerge a profundidades considerables que pueden ser superiores a 3,000 pies, más profundo que cualquier otra especie de tortuga.  Si su caparazón fuera uno rígido y duro como el de las demás especies de tortugas se rompería o quebraría por efecto de la enorme presión del agua. Las hembras de tinglar realizan las más largas migraciones de todas las especies de tortugas marinas.  Entre sus áreas de alimentación y playas para anidar, pueden realizar viajes de hasta más de 3,000 millas o 6,000 Km. Los tinglares son tortugas oceánicas que viven la mayor parte del tiempo alejadas de las costas con excepción de su temporada de anidación en las cuales regresan a las playas de los trópicos.  Después de aparearse en el mar, las hembras regresan a las cálidas playas de arena de los trópicos para construir su nido y depositar entre 70 y 100 huevos.  Las playas de anidación de esta especie se caracterizan por ser de alta energía, es decir oleaje fuerte que le ayude a salir y regresar al agua y sin obstáculos como rocas o arrecifes cercanos a la orilla y una berma de arena ancha.  El nido de estas tortugas pueden tener entre 15 y 10 metros y la cámara donde se depositan los huevos pueden estar hasta 3 pies de profundidad.  No todos los huevos depositados son fértiles y no todos tienen yema.  Las hembras de tinglar depositan al final de la camada huevos más pequeños sin yema que ayudan a crear espacio en la arena, ayudan a que el calor fluya mejor entre los huevos. Los huevos tardan unos 60 días en eclosionar.  La temperatura del nido determina el sexo de las tortuguitas, temperaturas más altas resultan en hembras y un poco más bajas resultan en machos. Por lo cual podemos pensar que los huevos del tope que estarán más caliente por la radiación
solar sobre la arena deberán resultar en hembras y los que están más profundos deben resultar machos, pero no siempre es así, pues hay otros factores como las lluvias y el oleaje que pueden afectar las temperaturas en el nido.  La temperatura promedio del nido es de unos 29.5°C - 85°F.  La temporada de anidación de esta especie en Puerto Rico se extiende desde el mes de febrero hasta el mes de agosto con un pico de mayor cantidad de hembras anidando en los meses de abril y mayo.  Una tinglar puede anidar hasta 10 veces en una misma temporada, anidando en periodos promedio de cada nueve a diez días.  Siempre hay algunas personas que nos preguntan si la tortuga cuida a los huevos cuando están en la arena o a las nuevas tortuguitas cuando nacen, la contestación es NO, las hembras dejan los huevos y las tortuguitas a su suerte.  Esa es parte de su estrategia reproductiva, poner muchos huevos para que nazcan muchas tortuguitas, pero se estima que de cada 1,000 huevos que deposita una hembra de tinglar tan sólo uno llegará a adulto.   Su dieta principal consiste de aguavivas o medusas.  En ocasiones un ejemplar de tinglar puede confundir una bolsa plástica flotando en el agua con una medusa.  Uno de los problemas con esta especie es que se han encontrado tortugas que mueren por la ingestión de grandes cantidades de plástico. El tinglar es una especie designada en peligro de extinción.  Aunque se cree que en el Atlántico su población puede estar aumentando en lugares del Pacífico su población está disminuyendo rápidamente y ha sido extirpada de algunos lugares. El saqueo de nidos para tomar los huevos y la cacería de hembras anidando se debe principalmente a la idea errónea de que los huevos y la carne de tortugas son afrodisíacos.  Se cree que esta idea errónea se debe a que los pescadores, cuando observan tortugas copulando, el macho puede estar largas horas sobre la hembra, pero realmente lo que está es cansado y extenuado por lo difícil que se les hace copular en el agua.  Otra razones para la disminución de las poblaciones de tinglar son el desarrollo costanero en áreas de anidación, la pesca incidental al caer atrapadas en redes de pesca de mar abierto y la variabilidad en la disponibilidad de alimento. En Puerto Rico los principales lugares de anidación de esta especie son las playas de los siguiente pueblos: Dorado, Maunabo, Luquillo, Fajardo, Isla de Culebra, Isla de Vieques, Humacao, Yabucoa, Mayaqüez, Arecibo, Barceloneta, pero hay evidencia de anidación en muchas otras playas de otros pueblos
© Este sitio web es mantenido y creado por Luis Crespo.  Todos los derechos reservados.

Tinglar, tinglado, laúd, cardón, baúla, leatherback

Maunabo,Puerto Rico
Amigos de las Tortugas Marinas
Proyecto comunitario de conservación de tortugas marinas